miércoles, 4 de marzo de 2015

“LA GLORIA” Y EL “BURRO”


En el proceso de inducción, apenas llegamos a Albrook Field en la Zona Del Canal, junto con las instrucciones orales, se nos entregó un instructivo mediante el cual se nos entregaban pautas del comportamientos a observar. En lo que mas se hacía énfasis, se refería a que cuando tuviéramos salidas francas, por ningún motivo un estudiante de IAAFA debía concurrir a ciertos lugares o centros de entretención de la Ciudad de Panamá, so pena de ser arrestado por la Policía Militar Norteamericana, quienes hacían patrullaje frecuente acompañados por elementos de la Guardia Nacional panameña. Lo verdaderamente curioso era que en el instructivo se incluían sus características y ubicación exacta, hasta con número de domicilio y Nº de teléfonos. Para ser un lugar prohibitivo para nosotros los estudiantes, resultaba incongruente que se nos entregara tantos detalles. Y, como buenos chilenos, lo primero que hicimos mayoritariamente, fue precisamente eso: ir a donde se nos prohibía hacerlo.
Hacia Río Abajo, se encontraban varios locales de diversión, tales como “La Pollera Roja”, “El Papagayo”, “Colombina”, etc. y , especialmente y con mucho énfasis “La Gloria”. Este era un local grande y luminoso (en comparación a aquellos conocidos de calle Maipú, Herrera, San Martín, San Camilo, Etc., de Santiago, o Calle Chueca de Pto. Montt, Casa de piedra de Pta Arenas, La tía Eliana y varios otros de Antofagasta, calle Thompson de Iquique, La tía María de Balmaceda, Casa del Sol del Elqui entre Serena y Coquimbo, Tia Juanita de Arica, La Mary de Coyhaique, El Ranchito rojo de alrededores de Castro, La Tortilla de Rescoldo Pelúa de Chillán etc, etc.,Bueno, todo esto conforme las versiones y aseveraciones de quienes conocían ya esos lugares de “dudosa reputación”, lo cual a mi no me consta). La verdad nos dejaba sorprendidos por lo vistoso, poco reservado y concurrido del local, el cual contaba incluso con policías de la Guardia Nacional resguardando el área (al principio pensé que estaban de porteros) y hasta con cajera para recaudar por anticipado el importe de las “prestaciones de servicios sexuales” antes de asignarles la habitación a utilizar para el efecto.
Entre los osados que llegamos “de pura casualidad” por allí, se encontraba el ya afamado y reconocido por todos como el “Burro Salinas”, debido, entiendo, a sus largas orejas, aunque otros aseguran que más bien por estar “poderosamente armado y aperado”. Al respecto, sus compañeros de especialidad discutían respecto de cual “pesaba más” entre éste y el “Burro Zamora”. Bueno, yo creo tener cierto grado de certeza al respecto, después de vivir la experiencia del presente relato.
En el interior, en ambiente luminoso y festivo, en el cual para mi sorpresa también había un par de policías panameños con caras amistosas, uno podía apreciar visualmente a las eventuales “víctimas” de nuestros deseos lujuriosos y compartir un rato antes de hacer la elección correspondiente. Las féminas, de diferentes nacionalidades, en general estaban muy bien, pero de pronto surgió una bella  agraciada panameña destacándose entre todas por sus atributos de armónica belleza, ya que, sin ser exuberante y de estatura media, resultaba ser la mas bella entre todas (parecida a “Kiriqui” del NCO Club) quién, al igual que hacíamos nosotros, también buscaba al mas agraciado de los asistentes, posando su mirada y ofreciendo sus mejores sonrisas al ya mencionado Luis Arturo, quien, por supuesto, antes que otro la requiriera, solicitó rápidamente sus servicios, a lo cual ella gustosamente accedió, habiéndome antes a mi y a algún otro, mirado por sobre el hombro y pareciéndole quizás insuficientemente gallardo y varonil a la altura de sus encantos.
 La cajera recibió el importe por la “prestación” y dio el pase para que subieran a la habitación correspondiente. Yo y otros quedamos en el lugar a la espera de una mejor oferta, ya que por esperar la opción de la antes mencionada lindura, ya habían sido elegidas las mejores alternativas, quedando sólo el “raspado de la olla”.
En la espera infructuosa, pasaron unos 10 minutos, escuchamos un alboroto en el piso superior y, de pronto cuando resultaba ya preocupante, vemos bajar la escalera a la bella prostituta (de la cual ya estábamos enterados que tenía vasta experiencia y ser la más solicitada por años en el lugar), gesticulando con grandes aspavientos, seguida por un impávido, sorprendido, pálido pero sonrojado y avergonzado “Burro”. Ella vociferaba con su típico acento caribeño que, por muy prostituta que fuera, sólo daba sexo a humanos, no a animales y que ella no se prestaba de ningún modo a eso, que él era una verdadera bestia, que ningún dinero valía el daño que sufriría si lo hacía con éste y se negaba terminantemente a cumplir con el servicio pactado, por lo cual le exigió a la cajera que le devolviese el dinero pagado al cliente. Fué tanto el alboroto, que todo mundo se aglomeró e incluso de las habitaciones empezaron a asomarse parejas desnudas e intrigadas, y hasta los policías se hicieron presentes para controlar la situación. Luis Arturo no podía creer tampoco lo que le estaba pasando, pero aceptó la devolución de su dinero; los demás no entendíamos nada, estábamos atónitos y dudábamos de cómo reaccionar: si armábamos alharaca, si destrozábamos algo, si le reclamábamos a la “autoridad”, en fin que hacer.
La hermosa reticente, como para volver a la normalidad, fijó ahora su mirada en mí, y con su mejor sonrisa me dice: tu también querías conmigo, ahora podemos ir, a lo que le respondí muy amable y galantemente: “Claro, con todo gusto, siempre que antes te vayas un ratito laaaargo a la CTM ¡¡¡¡¡
 Sentí que con eso satisfacía mi intimo deseo de desagravio por la vergüenza y rabia colectiva recibida, luego de lo cual todos los chilenos asistentes abandonamos indignados el lugar, indignación que antes de retirarnos ya había desaparecido, claro, cuando sopesamos la situación y nos dimos cuenta que jugaba a nuestro favor, toda vez que hubieron decenas de testigos de los otros países de la Academia, así como turistas y nativos asistentes, los cuales ayudarían a acrecentar la buena fama de los chilenos, ahora, además, como machos recios muy bien “proporcionados” y castizos.
De hecho, más de una ves, después de saber que yo era chileno, me miraban con picardía y llevaban sus miradas fijándose en el tamaño de mi calzado (sólo 39), de mis manos, de mi pulgar, en fin, de cualquier método comúnmente utilizado para comprobación previa, que fuera diferente a la primera impresión otorgada por mi físico mas bien menudo. No me quedaba entonces, a falta de “envergadura”, más que redoblar mis esfuerzos y mejorar mis técnicas para no defraudarlas.
¡Gracias, querido y siempre bien recordado Luis Arturo! No sabes el bien que me hiciste al obligarme, producto de esta experiencia, a superar mis déficit y limitaciones, con resultados exitosos hasta el día de hoy, al decir de muchas¡¡¡¡

(Modestamente... hasta algún aplauso he cosechado y mas de algún “Viva Chile Mierda”, también.-

lunes, 2 de marzo de 2015

¡¡¡ LA SEXALENCENCIA !!!

SI miramos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene alrededor de sesenta años:
LA SEXALESCENCIA. Es una generación que ha echado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales la posibilidad de envejecer. Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la "adolescencia", que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del S. XX para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.
Este nuevo grupo humano que hoy ronda los sesenta o setenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura latinoamericana le dio durante décadas al concepto del trabajo. Lejos de las tristes oficinas, muchos de ellos buscaron y encontraron hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganan la vida con eso. Supuestamente debe ser por esto que se sienten plenos; algunos ni sueñan con jubilarse. Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen desde adentro. Disfrutan el ocio, porque después de años de trabajo, crianza de hijos, carencias, desvelos y sucesos fortuitos bien vale mirar el mar con la mente vacía o ver volar una paloma desde el 5º piso del departamento.
Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante. Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad, cuando sus madres habían sido educadas a obedecer y ahora pueden ocupar lugares en la sociedad que sus madres ni habrían soñado en ocupar.
Esta mujer sexalescente pudo sobrevivir a la borrachera de poder que le dio el feminismo de los 60′, en aquellos momentos de su juventud en los que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad. Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, algunas estudiaron una carrera universitaria junto con la de sus hijos, otras eligieron tener hijos a temprana edad, fueron periodistas, atletas o crearon su propio "YO, S.A.". Este tipo de mujeres nacidas en los 50s. no son ni por equivocación las clásicas "suegras" que quieren que los hij/as les estén llamando todos los días, porque ellas tienen su propia vida y ya no viven a través de la vida de los hijos. Su camino no ha sido fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente.
Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de "sesenta o setenta"", hombres y mujeres, maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida. Se escriben, y se ven, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben un e-mail con sus ideas y vivencias. Por lo general están satisfechos de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo. Raramente se deshacen en un llanto sentimental. A diferencia de los jóvenes; los sexalescentes conocen y ponderan todos los riesgos. Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona, toma nota, a lo sumo… y a otra cosa.
La gente mayor comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada. Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo… Ellos, los varones no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, ni ellas, las mujeres, sueñan con tener la figura tuneada de una vedette. En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia. 

Hoy la gente de 60 o 70, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben. La gente de 60 y 70 de hoy celebra el Sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo…hacen planes con su propia vida, no con la de los demás. Quizás por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los del siglo XXI.
Autor desconocido.

jueves, 5 de febrero de 2015

¡¡¡ LA VERDADERA HISTORIA !!!


                       La Leyenda olvidada de “El Duro”
                     (Etimología de un Pseudónimo)

En nuestro país, la expresión “duro” se utiliza para indicar dureza y solidez. En los países tropicales, especialmente del Caribe, además, se utiliza de manera frecuente preferentemente como concepto de dificultad, porfía, zozobra, apremio, perseverancia, firmeza, etc.
A mediados de nuestra permanencia en Panamá nos llevaron a un día de esparcimiento al balneario de Kobee Beach, cercano a Howard A.F.B, balneario controlado por la Policía Militar norteamericana, cuya playa tenía una zona de seguridad cercada por malla de acero sumergida, en prevención de los tiburones que se aproximaban frecuentemente al litoral.
Establezco un paréntesis, para recordar que en aquellos tiempos, a los discapacitados en Chile, normalmente se les sobreprotegía, ocultaba y limitaba e incluso, a veces, eran motivo no sólo de lástima, si nó también de burla y hasta de vergüenza para otros. (la Teletón ni siquiera se imaginaba entonses).Sorprendente, entonses, fue para varios de nosotros ver llegar un bus Blue Bird azul de la USAIRFORCE, que llevaba a la misma playa decenas de minusválidos jóvenes y adultos, hombres y mujeres con variadas “capacidades diferentes”, físicas y/o mentales, todos los cuales rápidamente hicieron gala de sus capacidades natatorias, en circunstancias que varios de nosotros, y me incluyo, recién estábamos aprendiendo a nadar con mucha dificultad, a pesar de tener todas nuestras extremidades y un muy buen estado físico sobre todo después de los “aporreos” del primer año, dirigidos por el “Caballo Vásquez”, el Sub-oficial González (“Escuadrillaaaa...¡Aihot!!!” ), “Paco” Oliva, “Ratón” Velásquez, etc., sólo por nombrar a los más “agradables”. Tal vez, mi mayor impacto fue respecto de un varón adulto el cual sólo contaba con pequeños muñones en los brazos y piernas (medio húmero izquierdo y casi nada del derecho; y pequeños muñones disparejos de los fémures, cerca de las caderas), quien sin dudar se metió por sus propios medios sin prótesis alguna y se puso a nadar vigorosamente y sin hundirse, tal como algunos temíamos.
El caso es, que a nuestro eximio nadador (comentaba que normalmente nadaba dos kmt. Ida y vuelta sin parar y comprobamos que no era una farsa), Castor Almonacid, le incomodó estar limitado y en medio de tantos usuarios en esa playa, temiendo, además, incomodar a los “especiales”, que nos participó a los que estábamos cerca que se iría a nadar a un espacio mas amplio y que estuviera a la altura de sus performances. Varios intentamos hacerle desistir, por cuanto se nos había dispuesto determinantemente la restricción de bañarse fuera de los límites de la cerca metálica. Fuimos con él, incluso, insistiéndole, pero se mantuvo firme en su decisión, pero tranquilizándonos al afirmar que sería sólo un ratito y saldría de inmediato, de manera que se introdujo en el agua y comenzó a nadar vigorosamente en un buen estilo de pecho y siempre derecho, derecho, derecho... Cuando ya pasaba de los 150 mtrs., aproximadamente, comenzamos a llamarle a viva voz para que regresara, pero quedamos con la convicción que no nos quería hacer caso, lo cual nos preocupó, ya que un par de policías militares a lo lejos también lo observaban, incluso con binoculares y ya caminaban en dirección a nosotros, por lo cual elevamos cada vez mas nuestros gritos, producto de lo cual se congregaron casi todos los del curso y decenas de otros visitantes, pensando en una posible tragedia.
A estas alturas, entre nosotros (nunca supe quién) salió un llamado, como un alarido entre desesperado e iracundo, que le grita: “Ya p’o Almonaciiiid, ¡¡¡No seai DUROOO...¡¡¡¡¡, tras lo cual la mayoría de los que allí estábamos se puso a gritar a voz en cuello eso de “Duro” acompañándolo de fuertes epítetos, sobre todo al ver que ya estaba como a 1 kilómetro de distancia y parecía no cansarse y no tener intención aún de regresar. Nuestra preocupación aumentó, cuando los P. M. , a través de su equipo de comunicaciones, dieron la alerta y prontamente se vió salir en su alcance una lancha rápida a motor con tres tripulantes. Vímos que uno de ellos levaba un fusil con el cual hacía puntería. Al estar aparentemente cerca de nuestro Castor, hacían ademanes de estarle llamando para que se acercara y subiese a la lancha, a lo cual parecía no hacer caso, La lancha comenzó entonses, una maniobra de navegar en círculo amplio a su rededor; un tripulante guiaba la embarcación, el otro hacia puntería y un tercero descargaba por la borda una red y vertía frascos con un líquido como tinta. Nuestro impacto fue mayor cuando el fusilero comenzó a disparar nutridamente hacia el agua y llegamos a temer por la integridad de nuestro protagonista, culpándolo por su rebeldía y obstinación. Los P.M., posteriormente, nos confirmaron que los disparos iban dirigidos a unos escualos que se acercaban peligrosamente a “El Duro”, y cuyas aletas nos pareció vislumbrar sobre las suaves ondas del mar en esa bahía. Al completar su ronda de disparos, hicieron maniobras para volver a acercarse a Almonacid, pero, en el intertanto, éste ya había comenzado el regreso a fuerza de brazos, sin detenerse nunca. Nuestra impresión, especulativa en todo caso, producto de los movimientos y gesticulaciones de los actores a esa distancia, era que se aburrieron de llamarle para que se detuviese y abordase la lancha, de suerte que próximos ya a la mitad de distancia de la orílla, cambiaron de rumbo y regresaron a su muelle.
Finalmente, salió Almonacid a la arena, sin aparentar agotamiento y con una cierta cara de estupefacción ante todos los curiosos reunídos esperándolo también, algo atontado frente a los fuertes epítetos que recibía de sus camaradas, sin parecer entender a que se debían. Estábamos tan enojados con él por ser tan “Duro”, (apelativo que lo ha acompañado durante toda su brillante carrera y hasta el día de hoy, o sea, más de 45 años), que nadie quería hablarle al respecto.
Tal vez por eso, al reencontrarme con él hace un par de años en uno de nuestros encuentros del Curso en dependencias de la Colegio Barcelona de Maipú, con el anfitrión Black Hill, le pregunté Almonacid si se acordaba de quién le había puesto el apelativo y en que circunstancias. Me expresó que no tenía idea, que simplemente nunca supo, que tal vez fuera por su gesto adusto e impenetrable. No podía convencerme de que no supiera o recordara nada de lo que he narrado, es más, poco faltó para acusarme de haberlo inventado. Para mi suerte, contaba en ese momento con un par de Castores que habían estado presentes en esa ocasión y que confirmaron la anécdota, aunque a pesar de su testimonio corroborativo, haciendo gala de su apodo, no pudimos convencerlo de la veracidad de ésta. ¿Será Duro???...

 Luis A. González Iñiguez

martes, 27 de enero de 2015

¡¡¡ LOS CUATRO DE CHILE !!!

A lo citado por Lucho González, debo añadir que en aquella memorable ocasión se formó un cuarteto conformado por el Turco Said (el bueno), Mancilla, Rojas y el suscrito. 
Los Cuatro de Chile fue el nombre adoptado donde el turco se lució con la guitarra mientras cantábamos, entre otras, temas del Long Play "Adiós al Séptimo de Línea", canciones que no eran del agrado de la delegación peruana...
La foto en cuestión fue tomada después de una presentación en la Base y el automóvil al fondo era del afroamericano Sargento Bayley , Bailey, o como se llame, de la cocina. 
Qué momentos aquellos!!


Me vino a la memoria lo del Cabo Cifuentes:
 "Barría, Barrios o como se llame....tierra!!"

Luis Bravo

Blackhill agrego este comentario:
Como olvidar que durante los ensayos del conjunto que se llevaban a cabo en la gran sala de baño para efectos de grabación por su inmejorable acústica y supervisados por el "Chino" Chau (QEPD) no falto el gracioso que por mejor hacia de "Bombo" justo en la larga repisa metálica donde se encontraba la grabadora ....... lo que al momento de revisar lo grabado dio como resultado una serie de epítetos de muy grueso calibre en contra del causante del desastre ( solo se escuchaba el "Bombo") por lo que hubo que ensayar el Long Play entero de nuevo!!
Algo arrepentido el causante , prometió quedarse tranquilo en un rincón del baño y disfrutar de los melodiosos acordes del ya afiatado conjunto ..... pero hipnotizado por la música comenzó a aproximarse de nuevo ... hasta encontrarse con la dura mirada del "Turco" Said . Entendiendo el mensaje ... el causante no encontró nada mejor que sentarse muy despacito en uno de los lavamanos ... .....el cual ..a poco andar ..no pudo resistir el peso del "causaproblemas" y optó por desprenderse de su soporte y de paso rompiendo la cañería del agua y la pierna izquierda? de nuestro buen camarada y como consecuencia entre otras;
- El ensayo y grabación se fueron a la misma mier...!! con el enojo de los cantores.
- Debido a la gran fuga de agua, los más huev....terminamos trapeando el baño ....por si tal condoro...pasaba piola.
- Por supuesto que no fue asì !! ya que el Jefe de País ( Raúl González) tuvo que ir a dar explicaciones al SQ que justo ese día era el diablo en persona ... FSGT Birmingham ...quien no se tragó las chivas ...pero igual mandó a que se reparara.
- Y casi se me olvidaba ...el causante tuvo que ser llevado al Dispensario para curar sus heridas causadas por las esquirlas del lavamanos quedando en "Observación" por una noche para regresar al día siguiente a primera hora . Por supuesto que se vino caminando lentito ... muy lentito !! para no ir a clases quedándose acostadito toda la mañana ... ¿Sera hue...? 
Este recuerdo va con todo cariño para el castor Manuel Úbeda quien aún tiene las cicatrices causadas por no permitir un ensayo tranquilo y profesional de "Los Cuatro de Chile"


domingo, 25 de enero de 2015

¡¡¡ DÍA DE LOS ENAMORADOS EN AUSTRALIA !!!

Muy Estimado Amigo Jaime.
Te saludo con el deseo que te encuentres de lo mejor junto a tu familia yo y los míos muy bien gracias a Dios.
Amigo acá le estoy enviando una Invitación para celebrar el Día de San Valentín con un Gran Espectáculo preparado especialmente para ese día, lo hago con el fin de compartir con Ud. y todos mis Amigos Cursetes esto que es algo que me llena de orgullo en lo personal de hacerlo y que se para mis compañeros les hace sentir bien que un Castor deje bien puesto a toda nuestra promoción, se los envío de corazón y con cariño.
Querido amigo me despido con el deseo que para Ud. y su querida esposa siga reinando el Amor los 365 días de año son los deseos de quien mucho lo estima un abrazo con cariño.
Jaime como siempre aprovechándome de tu muy buena voluntad quiero hacerles llegar  a cada uno de mis Amigos y sus esposas un muy Feliz Día de San Valentín y que el amor este siempre presente un cariñoso abrazo desde este lado del Mundo.
Que Dios este siempre con todos Uds. y vuestros seres más queridos.

Un Servidor de la Comunidad.

Héctor Briones


¡¡¡ NUEVA ANÉCDOTA !!!

La Marcha “Viejos Estandartes”

Llevábamos unos dos meses en la IAAFA, tiempo en el cual habíamos conocido las diferentes formas de formación y desfiles que utilizaban los diferentes países de Latino-América representados en la Academia. El nuestro era diferente al de los demás y frecuentemente nos comentaban que en el concierto americano, las FF.AA. chilenas tenían fama por su Bizarría, gallardía y disciplina, por lo cual en varias ocasiones  se nos pedía que les demostráramos el “Paso de Parada”,  el cual se los demostrábamos mejorado con el “Paso del Ganso” (mas de 45º, menos de 90º, hoy en el olvido), y, mejor aún, con el paso de los Tambores Mayores a 90º, jactándonos y diciéndoles que eso lo hacíamos durante 1 Kmt. de distancia, quedando fresquitos, como si nada., con lo cual quedaban admirados y asombrados.
Hacía solo un par de años que “Los Cuatro Cuartos” habían editado su tema folclórico polifónico “Los Viejos Estandartes”, más de un lustro antes de que el Ejercito de Chile lo incorporara como Himno Oficial del ejército y dedicado a las ceremonias presididas por su Comandante en Jefe.
Las voces de los chilenos, además, destacan por ser claras, tersas, armoniosas, gracias a, principalmente, por la calidad de sus frutos y alimentos vegetales, los cuales tienen más y mejores concentraciones de minerales, resultando nuestra fonética única y diferente a las de todos los demás países de habla hispana.
El caso fue, que entre nosotros había buena cantidad de buenas voces, destacándose algunos como Lucho Bravo, Úbeda, y otros, que tenían tambien un buen oído musical y matizaban las canciones haciendo coro con sus voces, incluyendo segundas y hasta terceras voces.
A pesar que ese himno no estaba contemplado en nuestro Repertorio Institucional, un buen día que marchábamos desde el Head Quorter hacia los hangares, como jugando empezamos a entonar dícha marcha, y gradualmente la fuimos mejorando a medida que avanzábamos, incluyendo sonidos de bombo, coro en segunda voz de fondo, y otros sonídos guturales, con lo cual reemplazábamos perfectamente a una banda de guerra o instrumental; como broche de oro, desarrollamos una variable de desfile, producto de nuestra imaginación, con paso regular a 45º y brazo derecho extendido al frente y cantando melodiosa y armoniosamente durante todo el recorrido, siendo la admiración de toda la academia, lo cual nos significó que el Director de la Academia, un Coronel de la USAIRFORCE, nos felicitara públicamente y nos otorgaran puntos de mérito, expresando: “los chilenos son muy buenos cantistas” con el mejor de los acentos gringos.

Si antes ya nos sentíamos superiores, eso nos subió el ego hasta las nubes, haciendo honor al lema”Quam Celérrime Ad Astra”. Y así también pasó con muchos otros eventos durante nuestros casi seis meses de permanencia.

domingo, 11 de enero de 2015

¡¡¡ AYUDEMOS A NUESTRO COMANDANTE !!!

Castores el Comandante de la Escuadrilla Beaver Coronel (r) Don Sergio Muñoz Bonilla, esta pasando por malos momentos, ya que se encuentra delicado de salud en el hospital institucional.
Se necesitan donadores de sangre grupo A IV RH + (RH POSITIVO).
Solicitamos a los castores que estén en condiciones de hacerlo que se acerquen al hospital a nombre de nuestro comandante y aporten con su donación para que le permita salir adelante.
De antemano agradecemos el gesto.