lunes, 18 de mayo de 2015

¡¡¡ RESCATE DE UN ALUMNO DESDE LA IAAFA !!!

Del año, no me acuerdo exactamente. Pudo ser 1973 o 1974.... En todo caso, correspondió al último o penúltimo curso de la EE. EE. que disfrutó de aquella posibilidad de especializarse en IAAFA en Panamá, Zona del Canal.
Yo integraba la tripulación de un vuelo en DC-6B a USA, el cual vió alterada su misión inicial, ya que hubimos de anticipar el regreso por una orden urgente del Alto Mando, disponiendo volver a Panamá y rescatar a un Alumno chileno de la IAAFA, llevándolo en condición de arrestado de regreso al país.
Siendo yo el menos antiguo de los mecánicos, que también oficiábamos como Sobrecargos del avión, los tripulantes más antiguos me ordenaron hacerme cargo del “Paquete”, gracias a lo cual pude enterarme de primera fuente de lo acontecido y que provocó que, por primera vez en la historia, un Alumno de la FACH, haya sido devuelto al país, sin haber completado su período.
Estuvimos bastante tiempo esperando en la losa de operaciones de Howard Field, algo tensos y preocupados, ya que de acuerdo a alguna versión, habían serios problemas jurídicos para el traslado del personaje.
Finalmente, por la tarde, llegó el pasajero y, aún cuando ya había llegado el crepúsculo civil vespertino, se logró la autorización del Plan de Vuelo y pudimos despegar en forma inmediata, como arrancando de algo.
Durante las varias horas de vuelo de regreso directo a Chile Lindo (ni siquiera hubo escala técnica en Lima), acompañé todo el tiempo al custodiado (no fuera a cometer algo indebido). Éste era un muchacho delgado, moreno, poco mas alto y casi tan feo como yo. Al principio se le veía sombrío, cabizbajo, muy apesadumbrado y ninguna gana de hablar. Hube de desplegar pacientemente mis dotes psicológicas para lograr que, al fin, me comentara sus peripecias, dándome todos los detalles de ello (no era algo menor).
En su relato, me cuenta que ellos también pasaron por el mismo proceso de inducción
que me tocó vivir en su oportunidad y que comenté en una anécdota anterior, en la cual los norteamericanos distribuían un folleto con instrucciones el que, además, incluía un listado de “locales de diversión” de la Ciudad de Panamá que estaban vedados para los Alumnos, so pena de arriesgar a ser detenidos por la Policía Militar y ser sancionado ejemplarmente. Dicho folleto, curiosamente, aportaba con detalles de su actividad principal, dirección exacta y hasta números de teléfono. Lo único que faltaba era que también informara que locomoción se podría utilizar.
Por supuesto, también ellos, tal como pasó con todas las promociones anteriores lo primero que hicieron mayoritariamente, fue dirigirse a esos “lugares prohibidos”. El elegido por este protagonista, fue “La Gloria”, tal vez la más famosa y concurrida de todas.
Ya en el lugar, pagó por los servicios de una agraciada mulata, dirigiéndose entonces ambos a una de las pequeñas habitaciones del segundo piso, donde.para mejor aprovechamiento del espacio, la cama de plaza y media se ubicaba pegada a uno de los vértices del dormitorio. Pasando de inmediato por el “ritual de aseo de los genitales” y acto seguido “pasó a la acción”.
Logrado el primer orgasmo, ambos cuerpos sudorosos se relajaron a modo de obtener la refracción necesaria para un segundo “round”. Me cuenta que su relax estaba resultando placentero y estaba algo adormilado por ello.
De pronto, entre sueños, comienza a escuchar un alboroto en el pasillo exterior de las habitaciones; cuando empezaba a racionalizar, la puerta del cuarto fue abierta de un empellón (siempre se les colocaba llave por seguridad) y espantado aterrorizado, divisa a un energúmeno flaco y negro con aspecto criminal, venirse encima de él con ojos desorbitados y un enorme cuchillo en su mano alzada sobre la altura de la cabeza, profiriendo fuertes garabatos y amenazas de muerte. Vió bajar el cuchillo y sintió que moriría sin saber un porqué ni tener ocasión de hacer ni siquiera un movimiento de defensa, ni expresar palabra o gemido alguno pues el terror y la sorpresa lo dejó completamente paralogizado. Sin embargo, el cuchillo descendió no sobre su cuerpo, sino que se enterró en el de la meretriz y luego una y otra y otra y otra vez (siete en total) con su cuerpo por encima de nuestro personaje y gritando que sólo le estaba dando su merecido por estar “colocándole los cuernos”. Todo esto en apenas un par de segundos, al cabo de lo cual salió dando un portazo huyendo del lugar.  Al reaccionar, vió con horror que la mujer estaba con los ojos dilatados, tratando de respirar y de decir algo, mientras le salía sangre a borbotones por sus varias heridas y por la boca, y que el enorme cuchillo estaba aún enterrado cerca del corazón y pulmones intentando respirar. Lo primero a lo que atinó fue a sacarle el cuchillo que al parecer le impedía respirar, lo que provocó otro chorro de sangre que terminó por empaparlo, aun mas de lo que ya lo estaba.
Producto del alboroto inicial, de los epítetos del criminal y de los gritos iniciales de la mulata, salió gente de las otras habitaciones y subieron algunos del primer piso, quienes, al entrar, ven la espantosa escena de un hombre desnudo arrodillado junto a la mujer que emitía quejidos agónicos, con los ojos inyectados y un cuchillo ensangrentado en la mano.
Creyeron entenderlo todo: se trataba de un sádico enajenado, un Dr. Jenking sangriento y pretendieron lincharlo en el mismo lugar y al instante, ya que era parte de la  solidaridad  con las “colegas” y de los cafiches del lugar, agregando que dejaba a tres niños huérfanos con su homicidio.
Catatónico como estaba, no acertaba a comprender nada y el estado de shock le impedía expresar algo; cuando comenzaban los primeros golpes, irrumpieron en la habitación los dos policías de la Guardia Nacional de punto fijo al interior del local, quienes, al darse cuenta que era un extranjero, lo salvaron del linchamiento, llevándoselo preso a la cárcel de Panamá City.
Por mas que durante los interrogatorios alegaba su inocencia, nunca le creyeron: eran demasiados los testigos que lo vieron con el cuchillo en la mano y todo ensangrentado encima de la mujer, ahora ya occisa. En la cárcel, en medio de maleantes de la peor calaña, era objeto de amenazas constantes y agresiones varias, incluso pretendieron violarlo con la excusa de hacerle pagar su crimen sobre una compatriota. De nada sirvió los intentos del Director de la Academia, del cónsul, abogados ni otros. Se le llevó a un juicio para procesarlo, luego de lo cual se le fijó fecha para juicio criminal, ya que por ninguna parte aparecían otras evidencias ni habían testigos, ni encontraban otro sospechoso.
A sólo días del juicio, fue necesario que asistiera el general de cinco estrellas Comandante en Jefe del Comando del Sur de la USAIRFORCE, con asiento en la Zona del Canal, acompañado del Embajador de Chile, para exigir que le devolvieran a ese militar extranjero, el cual estaba bajo la tutela y responsabilidad de los Estados Unidos de Norte América; que de no ser así, se produciría un conflicto internacional, en el que Chile también exigiría reparaciones y compensaciones, etc., etc. , para que, al fin, y “entre gallos y media noche”, procedieran a entregárselo al general norteamericano, el cual de inmediato se lo entregó a la FACH, de la forma que les he contado.
El alumno, fue regresado a la EE. EE. Escuché que luego fue sometido a terapias diversas, con resultado parcial y que, sin embargo, nunca pudo recuperarse del todo de esa dramática experiencia y que no continuó en la Institución.
¡Chitas!... , ¡De la que me libré por haber ido unos años antes¡¡¡¡
LAGI.

¡¡¡ AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR!!!

Estimados Castores, debo comentarles que los relatos publicados en nuestra pagina, han tenido un éxito pleno, se han recibido muchos y buenos comentarios ya sea publicados en la pagina o expresados personalmente, Una muestra del éxito de estos relatos son los comentario publicado por el Castor Pedro Barria Susñara (Peter), quien dio señales de vida y esperamos contar con su presencia para nuestra próxima reunión anual.
Pero como se titula esta publicación " AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR" Amigos míos el autor de todos los relatos es el castor que sale en la foto Luis Gonzalez Iñiguez, mas conocido en la Escuadrilla como " Coné". El nos ha hecho llegar todos los relatos con las diferentes vivencias, por eso tenemos que aplaudirlo y que a su vez sirva de incentivo para que muchos buenos relatores nos hagan llegar sus anecdotas en nuestro paso por la Fuerza Aérea de Chile. Especialmente este gran personaje como fue Peter, que como sabemos tiene muchas;  tantas  como para mantenernos entretenidos un buen tiempo
Gracias Coné por tu valioso y simpático aporte en traernos buenos recuerdos.

domingo, 10 de mayo de 2015

¡¡¡ ULTIMA PRESENTACIÓN DE HECTOR !!!


Muy Estimados y Siempre recordados  Amigos y Cursetes.

Con el cariño de siempre los saludos deseando que estén muy bien en compañía de vuestras familias, nosotros como el favor de Dios de lo mejor.
Amigos les estoy haciendo llegar la propaganda del último espectáculo  que estaré como presentador a pedido de uno de los padres de Iglesia católica  de Sydney, fiesta que se hace una vez año para reunir dinero para ir en ayuda de los monasterios del área y no podía negar ya que lo vengo haciendo ya hace algunos años, después de este solo me queda esperar el día 23 de Mayo mi despedida de los escenarios  de Sydney, como les he dicho mi idea es volver a mis comienzos que fue la RADIO  y  ademas me han ofrecido la posibilidad de hacer un programa en un canal TV LATINO que está en proyecto que sería con invitados el cual sería el conductor de este, es solo un proyecto no sé si va ser realidad, pero por ahora ya les he dicho que hablaremos a mi regreso de mis largas vacaciones de este año  que serán de 6 a7 meses y Comienzan en Asia, Dubái, Italia, Crucero por el Mediterráneo visitando Grecia, Croacia, Montenegro, Turquia y desde Italia a Suiza y posiblemente Alemania y desde Europa  a Chile y Bolivia si Dios así lo quiere así que yo creo que estaría en Santiago en el mes Noviembre para ver la posibilidad de encontrarnos y estrecharnos en un fuerte y cariñoso abrazo, todo esto queda en las manos de Dios, desde ya le digo que lo deseo  y lo necesito porque Uds. fueron parte de mi vida en mi lejana juventud y que recuerdo con nostalgia y mucho cariño.
Amigos queridos me despido con el deseo de corazón que cada día sea mucho mejor en todo sentido junto a vuestras hermosas familias y también a través de Uds. hacerles llegar mis más sinceros saludos cada uno de mis compañeros Cursetes  y sus respectivas familias lo mejor y que Dios cuide todos Uds. por siempre, son los deseos muy sinceros y de corazón de este amigo y Cursete desde este hermoso país llamado Australia.
Muchas Gracias por ser mis Amigos.
Un Servidor de la Comunidad.


Héctor Briones

¡¡¡ NUEVO RELATO !!!

COSTUMBRES Y COMPORTAMIENTOS

Para mejor comprensión de estos relatos, valgan un par de comentarios previos:
Si bien seguirán apareciendo principalmente episodios de vivencias en IAAFA, ello corresponde a mi intención de avanzar cronológicamente en mis recuerdos, de modo de evitar que alguno quede rezagado u olvidado, Ya tocará seguir avanzando en testimonios y recuerdos a través de la carrera.
Respecto al presente relato, es del caso recordar que a los chilenos siempre se les ha considerado “los ingleses de América”, y esto no sólo por nuestra costumbre culinaria de las “onces”, equivalente al “five o’clock tea”, sinó por ser parecidos a ellos en varios aspectos. A saber: actitudes de finura, poses de elegancia, hablar en público en voz baja, casi cuchicheando, evitar las risas estridentes, bastante autocontrol ante situaciones sorpresivas, etc., etc. Por todo ello, quizás no debiéramos ser considerados flemáticos, si no más bien “cartuchones”, apocados e inhibidos. Pero todo ello no es sino una careta, un”doble estándar”. Basta que se nos presente la oportunidad y entonses aparecen todas las “virtudes” y capacidades de nuestra “Indio-sincracia”.
Derivado de ello, tal vez, siempre estábamos dando la nota alta en toda actividad y éramos motivo de atención y curiosidad permanente de parte de los integrantes de los demás países.
 Por ejemplo: durante una lluvia tropical torrencial, mientras todos los demás estaban resguardados en sus respectivos pabellones, los chilenos nos pusimos trajes de baño y algunos con ropa, colocándonos bajo las cascadas de agua que bajaban por los aleros y canaletas de agua de los techos. Era increíble el volumen de agua que caía y nosotros de lo más felices a pesar de estar también impactado por el estruendo de los truenos, rayos y relámpagos que parecía golpearnos en cabezas y espaldas. Mientras los demás decían incluso tener frio, nosotros saltábamos, corríamos jugábamos y hacíamos alarde frente a ellos que sorprendidos y hasta preocupados nos observaban a través de las ventanas.
Nosotros también sentíamos curiosidad frente a algunas costumbres de ellos, como ser el hecho de que en las duchas colectivas colocaran púdicas cortinas separadoras en las duchas colectivas o en los sanitarios. Es del caso recordar que en los baños y servicios higiénicos colectivos de los cuarteles militares “gringos”, tampoco los retretes tenían puertas. Entonces, mientras ellos procuraban tener un poco de intimidad personal y que nadie les viera “las verijas”, para lo cual incluso instalaban cortinas separadoras entre challas de ducha Muy por el contrario, en los baños correspondientes a los chilenos, pronto se vió rodeado de una merecida fama de casi promiscuidad, y eran frecuentes las visitas de curiosos que iban a constatar por sus propios ojos la veracidad de ya famoso y conocido “Campo Nudista de los chilenos”
Efectivamente, allí podías ver como un macho recio y bien “aperado” se afeitaba completamente desnudo frente al espejo de cada lavamanos, mientras algún compadre, también desnudo y medio sentado en el lavamanos contiguo le conversaba alegre y animadamente. O, ese otro, quien sentado en el retrete, daba satisfacción a sus necesidades biológicas sin ponerse ni siquiera colorado, mientras otro de los “machos recios” sentado desnudo en el suelo frente a él y a corta distancia, lustraba sus zapatos mientras mantenían alegre charla. O aquellos, que aprovechaban que alguno estuviese distraído afeitándose, cepillándose los dientes o enjuagándoselos, lavándose la cara, etc. (siempre totalmente desnudos), para pararse detrás y hacerle una “pasada a lo pintor” o, de frentón “rayándole la pintura”... y para qué mencionar los casos en que a alguno se le caía el jabón en las duchas...
Una de las situaciones relevantes, constituyeron los “Malones” (malocas, batallas, guerrillas). Nuestro piso en el pabellón de dormitorios, era exclusivo para los chilenos, divididos al 50%, con un muro divisorio y pasillos de comunicación de ambas cuadras en sus extremos. De pronto, no sé como se originó, comenzaron juegos de ataque sorpresivo entre ambos grupos, a veces semi desnudos, cuyas consecuencias provocaban desarmes de camas, volcamientos de literas, “peladillas” a los “prisioneros”, secuestro de bienes personales, etc.. El chivateo era ensordecedor; se aplicaban diferentes estrategias, con innovaciones frecuentes para sorprender al otro bando, ataques, contra-ataques, simulaciones, información de inteligencia, contra-espionaje, amagos que en ocasiones derivaban en ataques completos, toma de prisioneros, rescate forzado y esforzado de alguno, intercambio de prisioneros, además de las “peladillas”, pintarrajeados a modo de escarnio, Etc., Etc.
Los demás países no sabían a que atenerse, si intervenir, denunciar, solo observar, hacerse los locos, en fin, los teníamos desconcertados, sorprendidos y admirados. Lo menos que decían: “estos chilenos están
Todos locos”
¿Y tu,.. que crees?..                                                                                                          

LAGI

jueves, 23 de abril de 2015

¡¡¡ GRAN DESPEDIDA GRAN !!!

Castores, alcanzamos a organizarnos y viajar a Australia, para asistir a la Gran Despedida de nuestro representante en Oceanía.

Muy Estimados Amigos y Cursetes.
Los saludo como siempre con deseo sigan de lo mejor en compañía de vuestras familias.
Amigos les estoy haciendo llegar una invitación a mi despedida de los escenarios de Sydney  de mis 27 años como presentador de espectáculos que me están organizando un grupo de  excelentes amigos del ambiente artístico y el equipo de producciones que trabajo conmigo en muchas oportunidades, para mí sería muy lindo, un orgullo, un gran placer y un sueño tener algunos de mis amigos Cursetes en esa noche que será muy especial para mi dentro de público presente, desde ya son muy bienvenido y muchas gracias por su valioso apoyo.
 Me retiro feliz de haberme realizado en estos del espectáculo y le doy gracias a Dios por  este regalo de ser un comunicador y haber hecho realidad uno de mis grandes sueños, como siempre digo Dios me ha dado más de lo que yo merezco salud, una linda familia, muy buenos amigos y haber vivido y compartido parte de  mi juventud con todos Uds.
 Me despido con un fuerte y muy afectuoso abrazo a la distancia y mis cariñosos saludos para vuestras familias de un amigo y Cursete que los recuerda siempre y desea lo mejor para cada uno de Uds. y sus seres queridos.
Que Dios los cubra de bendiciones.
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gifUn Servidor dela Comunidad.


Héctor Briones

¡¡¡ PARTIDO INOLVIDABLE !!!



FÚTBOL EN IAAFA
FINAL DE CAMPEONATO: CHILE V/S PERÚ.-

¡Y llegó el día tan esperado! : ¡La gran final de campeonato de fútbol de la IAAFA!
Según la historia de la Academia, una vez más se enfrentaban por el primer lugar del campeonato las representaciones de Chile y Perú. Se esperaba que fuese un partido atractivo y normal que no terminase, como en todas las versiones anteriores, con disputas y agresiones mutuas entre los equipos de Chile y Perú. Esta versión, tampoco fue la excepción.
Cabe precisar que, a estas alturas, los ánimos estaban algo tensos en nuestras relaciones mutuas, toda vez que ellos siempre demostraron animosidad en contra nuestra, tanto por resabios de sus derrotas en los conflictos bélicos del siglo XIX entre los dos países, como por no habernos podido superar en ningún ámbito de las actividades pedagógicas, culturales, deportivas o sociales en la Academia. Peor aún, cuando nos vímos algo apesadumbrados y avergonzados por ser causantes del bulling que ejercieron ellos en contra de nuestro querido “Car’e Gallo”. Nosotros lo molestábamos continuamente, a veces en forma desmedida, pero nuestro camarada se las bancó estoicamente. Sin embargo, no podíamos permitir que ellos se sintieran con la libertad de también hacerlo. Sumémosle que, por aquellos días, en un altercado provocado por varios de ellos, el segundo Jefe de País peruano, tumbó de un maletero golpe al mentón a nuestro cursete “Chino Lastra” y nosotros le contuvimos en su intención de revancha, para que no se armara una gresca colectiva con resultados preocupantes en lo disciplinario, por lo cual no sólo Lastra, quien recibió el golpe humillante, sinó que todos nos sentímos agredidos y avergonzados, deseando intensamente un desquite.
La delegación Peruana constaba de 25 jóvenes suboficiales de diferentes grados y ramas (ejército, marina, aviación), y lograron formar un muy buen equipo de fútbol.
Nosotros éramos 50 “pollitos”, de entre 15 a 18 años y conformábamos un muy buen equipo, con titulares entre los que sobresalían el arquerazo de Luis Arturo “Burro” Salínas, “Chino” Lastra, Jaime Pavlich, Eloy Vergara y otros titulares y reservas, todos mejores que yo, que ni siquiera estaba en la banca, lo que me dio la oportunidad de ser un testigo de excepción para no perderme ni el mas mínimo mínimo de detalles. El físico y estatura de nuestros jugadores era de término medio, en comparación al promedio de los peruanos, entre los cuales habían alguno “Roperos” de dos y hasta de tres cuerpos. Eloy Vergara no sólo era casi tan feo como yo, sinó que disputábamos el concurso de ser el más chico de todos, con menos de 1.60 mtrs. de estatura, pero él tenía un dribling exquisito y mareador con el balón en los piés. Jaime Pavlich, chiquito también y algo gordito pero con una técnica depurada construía y finiquitaba las jugadas; Lastra en la contención, con una excelente técnica, junto a sus compañeros de la defensa, mostraron suficiencia en su cometido, al igual que el arquero Salínas que mostró siempre virtudes en la portería. En fin, el equipo en general estaba muy bien.
Por tratarse de un partido de tal importancia, que contaría con asistencia de un gran número de espectadores conformados por las máximas autoridades de la Academia, del personal de la Base y de sus familiares, se designó como árbitro  al MST Cruz, muy conocido nuestro, ya que fue nuestro exigente y rudo instructor de Kárate, Cinturón Negro 5º Dan, con el cual logramos el nivel de Instructores De Formas Básicas en Kárate, y al cual pudimos valorar en sus capacidades luego de tener un enfrentamiento de exhibición contra 25 oponentes a la vez, a quienes venció claramente y con técnica depurada.
Fue un primer tiempo agresivo y batallador por ambas partes. Sin lograr prevalecer en el marcador ni uno ni otro; el árbitro trabajó bien y esforzadamente ya que los ánimos se iban caldeando, sobre todo por la molestia de los defensores peruanos, en particular por parte de los baluartes de defensa peruana con su Jefe de País”Ropero Grande”, y la del Segundo Jefe (otro “Ropero”), ya que las técnicas y dribling de algunos, en especial de Eloy, los dejaban a mal traer. Una de esas jugadas, después de unos driblings y gambetas del “Chico” Eloy, quién pasó y repasó a los dos jefes de país de los peruanos, en juego colectivo muy bien logrado, permitió abrir el marcador al equipo chileno. Poco rato después, Eloy disputó un balón, logrando su control y, avanzando en ataque por la banda derecha, al cruzar la línea media, se enfrentó una vez más a su marcador personal, el grandote 2º jefe de Perú, a quién le dibujó un par de driblings que lo dejó loco, lo repasó, regresa en giro 180º, y le hace un lindo túnel, luego de lo cual vuelve a recuperar el balón y lo entrega en pase perfecto un compañero. El defensa peruano no pudo soportar la afrenta deportiva y se fue en persecución del “Chico”, alcanzándole y elevándolo con un patadón en el trasero, patada que resultó magnificada por que el chico tan livianito se vió elevado como medio metro y saliendo polvo de yeso de su trasero, tras lo cual el peruano se fue trotando tranquilamente y satisfecho de su venganza, la cual no fue advertida por el árbitro, a refugiarse entre los “roperos” de la defensa peruana. El “Chico” Eloy, luego de recuperarse, se fue en carrera detrás de su agresor y saltando en un vuelo espectacular y sorprendente para su estatura (me hizo recordar los cinematográficos saltos de Bruce Lee), llegando a formar una línea paralela con el piso, a la altura de los hombros, propinándole hermosa patada al cerebro del peruano, quién no se esperaba tal golpe y pensando que se le venía el mundo encima de su cabeza, cayó aparatosamente al suelo, recuperándose sólo después de algunos minutos.
La banca peruana se encontraba cerca de las tribunas y por el mismo lado el resto de su delegación. Los chilenos espectadores, nos encontrábamos en el costado opuesto de la cancha. Cuando el peruano golpeó al chico, ellos le aplaudieron; el árbitro ahora si tocó el pito cuando el chico se desquitó, y se enojaron tanto que entraron a la cancha todos ellos sumándose a sus jugadores para perseguir y castigar al insolente enano que tubo la osadía de “pasearse” a su compañero de la contención peruana. Nosotros en la otra orílla nos aguantamos y conservamos la calma, hasta justo antes de que entrasen a pelear a mansalva hasta el último de ellos. Una vez sucedido, en forma espontánea y admirable, entramos todos nosotros a defender a los nuestros, en medio de un chivateo espectacular, ululando como los indios de las películas de apaches de los yankees, ya que parecía un Malón de mapuches sangrientos, enfrascándonos en una batalla campal contra ellos. Cierto que los duplicábamos en número, pero las diferencias de edad y físico estaban en contra nuestra. De hecho, en forma espontánea se fueron produciendo conatos aislados en los que se formaron grupos de dos y hasta cinco peruanos que estaban rodeados por tres y hasta por siete chilenitos. A pesar de la diferencia numérica a nuestro favor, teníamos menos envergadura física, de suerte que alguno de los peruanos mandaba un sopapo y salían trastabillando dos y hasta tres chilenitos a la vez.
El árbitro tocaba su pito desaforadamente sin que nadie le hiciese caso y corría de un lado a otro sin lograr parar la pelea. La gente gritaba y los niños también; comenzaron a abandonar las graderías varios espectadores. Yo iba de un lado a otro colaborando con patadas y puñetes donde veía que podía apoyar a lo más débiles. Estando en eso, veo a un peruano blanco (no un típico “Cholo”, pero igual de cobarde y tan solapado que aquellos) quien sin arriesgarse a pelear directamente con los otros, eligió un grupo  equiparado de tres contra tres, tomaba distancia, corría hacia el grupo, saltaba por sobre los hombros de dos de sus compañeros y mandaba un volador que descalabraba a un pollito chilensis, a continuación se cerraba el grupo y el peruano mala leche se devolvía corriendo a tomar distancia y repetir la “gracia”. Repitió la maniobra cobarde otra vez con éxito dejando sangrando a otro chilenito y se devolvió, mirando atrás mientras se devolvía a tomar distancia, riéndose orgulloso de haber dejado chorreando sangre de nariz a otro “¡ chileno carajo!” En ese momento, yo había alcanzado corriendo también el lugar donde terminaba éste de recorrer la distancia necesaria y, al volver su cara hacia delante al presentirme, se encuentra con un hermoso “Combo en el Hocico”, acrecentado el impacto por la velocidad con que ambos llegamos al punto, que lo dejó con la boca rota en el piso, donde junto a otro de los que vió su cobarde accionar le premiamos con “lindas y sonoras patadas en el cúlo”.
Luego de eso, veo que el jefe de país peruano y un compañero suyo, estaban rodeados por nueve Cursetes, que con sus brazos mas cortos no lograban darle un buen golpe; en cambio él, mandaba un solo chopazo y caían de traste dos y hasta tres chilenitos que volvían a pararse y a la carga otra vez como monos porfiados, pero sin lograr plenamente su objetivo. Corrí a colocarme a las espaldas de ese “ropero” y salté sobre él felínamente, clavando el pié detrás de su rodílla obligándolo a arrodillarse y estrangulándolo con el brazo hasta hacerle caer al pasto, donde de inmediato cayeron sobre él los demás compañeros para darle una soberana pateadura.
Poco a poco, fueron disminuyendo los grupos dispersos de combatientes y reagrupándose mutuamente, hasta resaltar un núcleo de unos ocho peruanos contra unos doce chilenos, formando un círculo apretado de luchadores rabiosos que se daban con todo. El árbitro, desesperado ya, corrió hasta ese grupo y, dando un salto de kárate espectacular, cae al centro de todos, tira el pito al suelo, se abre la camisa, adopta una pose de karateca consumado, que como tal era, y con los ojos echando chispas, amenazó con aplicarse a fondo (algo así como: “al que se mueva..., lo cago”) contra cualquiera que siguiera peleando. Logró su objetivo plenamente, pues cesó inmediatamente la pelea, al mismo tiempo que llegaba una escuadra de Policías Militares y un par de patrulleras haciendo sonar sus sirenas para intervenir en la trifulca.
El partido se dio por terminado sin jugar tiempo restante, tal como estaba el resultado hasta entonses, por lo cual fuimos los vencedores de ese campeonato obteniendo la copa correspondiente, además del dulce sabor de la venganza y de un nuevo reconocimiento de la comunidad de la Academia y Base, en cuanto a nuestras capacidades de arrojo, valentía y perseverancia para obtener la victoria en cualquier campo y pese a cualquier adversidad.
Nos hicieron formar y nos entregaron a disposición del recién ascendido Capitán Silva, oficial a cargo de nuestra delegación, quien nos reprendió severamente por las eventuales consecuencias de trascendencia internacional, disciplinarias, culturales, etc. etc..
 Para terminar su perorata, nos amenazó con los peores castigos, si en una próxima oportunidad no lo integrábamos a él en la pelea contra los peruanos. “A la próxima me avisan los wueones”, y no despachó a las barracas, a donde nos fuimos cantando alegremente y triunfales “Los Viejos Estandartes” que tanto molestaba a nuestros “hermanos del Rímac”, y el Himno de la FACH, con nuestras mejores voces y orgullosos de haberlos derrotado en todos los ámbitos. ¡¡¡VIVA CHILE, (¡¡¡MIERDAS!!!)”!!!
*Traducción: Equivalencia de: (¡Carajos!) [Que fuerte, intimidante y amenazante suena en idioma cholo, ¿No?]

¡¡¡ BUENAS VACACIONES !!!





No todo ha de ser trabajo y sufrimiento, el Castor Hector Briones junto a su esposa disfrutó de unas soñadas vacaciones en Thailandia y nos ha hecho llegar algunas fotografías en donde podemos apreciar lo bien que lo pasaron.

Muy Estimado y Recordado Amigo Jaime.
Te saludo y deseo como siempre te encuentres de lo mejor en compañía de tu familia, Cursetes y amigos, yo y mi esposa de lo mejor hace una semana de regreso en Australia después de una merecidas vacaciones por Thailandia donde de verdad las disfrutamos al máximo con sus paisajes naturales de sus costumbres, comidas, de las hermosas playas, clima y de su hermoso templo  de Duda, es como para volver nuevamente más adelante.
Amigo mío yo aprovechándome de su buena voluntad y de su tiempo quisiera hacerles llegar un Gran Saludo a cada uno de mis Cursetes y Amigos y Fuerte Abrazo  a la distancia de este Castor que los recuerda siempre y desea lo mejor en todo sentido lo mismo para vuestras familias.
Jaime recibe de tu amigo que mucho te estima un abrazo lleno de cariño y mis saludos para tu linda familia que Dios cuide por siempre de ti y tus seres más queridos son los deseos muy sinceros de tu Amigo y Cursete desde este lado del mundo.